Home > Magazine > Cultures > Culture of Liberation > Carolina Zamudio: “Escribo, para unir piezas rotas y intentar recomponer el caos”

Carolina Zamudio: “Escribo, para unir piezas rotas y intentar recomponer el caos”

La poetisa italiana Anna Lombardo nos ofrece una entrevista con la poetisa argentina Carolina Zamudio

Las otras entrevistas de Anna Lombardo a poetisas de varios paises se pueden leer aquíaquíaquíaquí

Empezamos con una presentación.

Soy argentina, periodista y escritora. Actualmente vivo en Colombia, pero me traslado a fines de febrero de 2017 a Uruguay, por cuestiones laborales referentes al trabajo de mi marido. Luego de salir de mi país, además de Colombia viví en los últimos ochos años en Ginebra y Abu Dhabi. En la actualidad trabajo a tiempo completo como escritora. En la producción y difusión de mis propios libros, en la selección y compilación de libros de otros poetas, como ensayista, asistiendo a encuentros literarios y como miembro del Consejo Editorial de una revista de arte latinoamericano, de nombre Literariedad. Tengo dos hijas, de nueve y seis años, a quienes intento ayudar a crecer en libertad y con amor, codo a codo junto a mi marido y una señora que nos asiste, sin cuya presencia no podríamos trabajar. Mis hijas —a pesar de sus edades— parecen disfrutar de la naturaleza de mi trabajo, ya que lo hago en casa, con pausas para compartir tiempo con ellas. A menudo les muestran mis libros a sus amigos y, aunque se quejen por mi ausencia ante cada uno de mis viajes, las involucro en la tarea de elegir y empacar libros, y a la vuelta comparto con ellas fotos y anécdotas.

Cuando has empezado a escribir poesía?

De pequeña escribía letras de canciones, tenía siempre libretas a mano y anotaba ideas, anécdotas. A los dieciséis publiqué el primer artículo periodístico, una suerte de columna de opinión en favor de la escucha de la música folklórica argentina, en particular la de Mercedes Sosa, en el bisemanario de mi ciudad de origen, Curuzú Cuatiá, al noreste del país. Pero el primer poema, como tal, llegó cerca de los dieciocho años, una vez instalada en Buenos Aires donde hice la universidad. Unos pocos poemas de esa época fueron recogidos mucho tiempo después en mi primer libro, Seguir al viento, publicado a mis cuarenta años.

Hablamos de la inspiración. Que surge primero? Una imagen, una emoción, un hecho…como funciona el proceso de creación para ti?

La poesía suele venir de forma imprevista: un verso que me persigue por días, como si fuera la melodía de una vieja canción conocida; un sueño, que se me presenta con la necesidad de ser escrito; un viejo recuerdo que aparece, se para delante de mí como una imagen real que se pudiera tocar; reflexiones que nacen de la contemplación, el ocio, lo cotidiano y las emociones, naturalmente. Escribo, con la belleza como norte, para unir piezas rotas y —de forma desordenada— intentar recomponer el caos. El método llega al momento de la corrección, que implica un proceso de sufrimiento y goce a la vez, hasta llegar a sentir algunas veces pocas que el texto no me pertenece, que me fue dado para ser dicho. Si eso sucede al menos con algunos poemas de un conjunto, creo que ya están listos para compartirse.

La poesía es de algunas maneras un acto individual, una conversación intima que el poeta decide de compartir con los lectores. Estas de acuerdo?

Sí, es una forma de interpretarlo. A diferencia de la narrativa, que suele ser un acto premeditado, que consta de un plan —más o menos elaborado o ambicioso, de acuerdo al proyecto—, la poesía es algo que sucede casi a expensas del poeta. Es un soliloquio que llega, en su mejor versión, hasta lo más profundo de la esencia del poeta. Si la soledad del poeta es tanto una dicha como una condena, la recompensa ante tal confinamiento puede ser la vibración del otro al momento de recibir aquello a lo que solo se llegó gracias a horas y horas de transitar el silencio, el de las palabras y el de los pensamientos.

Tu también eres periodista. Que dificultades encuentras, si las encuentras, en tu trabajo. Me refiero a dificultades vinculadas con tu ser mujer.

Considero que la gran dificultad sigue siendo que las redacciones y publicaciones siguen siendo dirigidas en su mayoría por hombres, lo que demuestra que la carrera de la mujer sigue teniendo aún hoy limitantes que —sospecho— están ligadas a la maternidad. Las universidades suelen tener mayor cantidad de mujeres, pero luego quienes llegan a los puestos de decisión son en su mayoría hombres. Y, aunque no me ha pasado a mí directamente, vi cómo algunas compañeras fueron relegadas en sus puestos por la lactancia y la maternidad, quedando por más de quince años en la misma posición.

Has participado en el Festival Internacional de Poesía de las Mujeres en Ceretè, Colombia. Que te pareció esa experiencia?

El Encuentro Internacional de Mujeres de Cereté fue una posibilidad extraordinaria de coincidir con mujeres valiosas e inspiradoras que, en distintos puntos geográficos del mundo, coinciden en las mismas preocupaciones y búsquedas, por la igualdad de oportunidades y la libertad de crear. No es casual que un encuentro de estas características haya nacido hace veintitrés años en una zona de Colombia golpeada por la violencia. Si bien yo misma prefiero los encuentros culturales en los que hombres y mujeres confluyan para enriquecerse mutuamente, este festival tiene su razón de ser (geográfica y política) y así hay que honrarlo, como alentarlo a seguir, porque permite la reflexión, no solo desde la poesía en sí misma sino desde los estudios y trabajos de género, como los presentados en la edición de 2016 por la italiana Anna Lombardo, la brasileña Diana Araujo y la venezolana Betsimar Sepúlveda, entre otras.

Poemas

Centro y fin

 

I

 

El último abrazo

antes de la primera muerte

el franco coqueteo con la locura

la vez que el amor

fue un pozo

absoluto

como el cosmos

el aliento originario de un más allá difuso

de la única verdad

que es el nacimiento.

II

La vida no está allá

ni entonces.

La vida es esta

este aliento, esta piel

esta sensación de pozo seco

de colmena abandonada

de centro y de fin.

III

El vacío tiene el peso

de lo absoluto

nunca menos.

Centro.

El vacío es

la medida del mundo.

 

 

Teoría sobre la belleza

 

La belleza no cabe

en un trozo de papel

sí en los ojos. Como ajustar

el enfoque de una lente

por detrás.

No en la punta de la lengua

más allá.

Cabe en el aire

al abarcar el ser.

 

Puede asirse la belleza

en silencio al reposar el cuerpo

desde atrás, en eso de ser

atesorar lo que haya sido

y bello es.

 

La belleza habita en la oscuridad

el don que nos fue dado oculto

la cáscara que se quita

lo bello es un fin vacío de principios

nace en el último tramo del próximo deseo.

 

La belleza abraza la luz de la muerte

o desata la nebulosa de la vida. 

 

 

Luz

 

Sola.

No madre, no hija, no amante.

Artesana, camina entre las dudas.

Las certezas son del sol.

Con lágrimas, es de porcelana.

Cuidado con tocarla.

Se quiebra.

 

Agnóstica y maltrecha.

El vientre curtido de desgarros

cuchilladas.

 

La sombra del pasado

un grito de agonía.

 

Femenina

en lo que un día se duele

desentrama

 

se incendia

cuando lo sangrado es luz.

Biografía

Curuzú Cuatiá, Corrientes, Argentina, 1973. Poeta, narradora y periodista.

Publicó los poemarios “Seguir al viento”, Ediciones Último Reino (Argentina); “La oscuridad de lo que brilla”, en edición bilingüe español/inglés, Artepoética Press (Estados Unidos) y la antología “Doble fondo XII”, (Colombia). Además, publicó las plaquettes “Teoría sobre la belleza y otros poemas”, Ediciones de la Garza Mora (Argentina) y “Las certezas son del sol”, Vincigüerra (Argentina). En abril de 2017, se presentará en Francia “Rituales del azar”, en edición bilingüe español/francés.

Periodista y Magíster en Comunicación Institucional y Asuntos Públicos. Participó del “Festival Internacional de Poesía de Medellín” (2016); “Festival Internacional de Poesía en el Caribe” (2013, 2014, 2015, 2016); “Festival de Poesía de Nueva York” (2014 y 2015); “Festival Internacional de Poesía de Guayaquil” (2015); “Festival Internacional de Poesía de La Habana” (2016) y “Encuentro Internacional de Mujeres Poetas en Cereté” (2016). Fue invitada por a la FILBo, Feria del libro de Bogotá, Colombia, (2015 y 2016), entre otros eventos literarios. Fue incluida en antologías de la Argentina, Colombia, España, Estados Unidos e Italia. Ganó el Premio ‘Universitarios Siglo XXI’ del diario La Nación, de Argentina. Condujo el ciclo radial “Los libros no muerden”. Es actual miembro del Consejo Editorial de la Revista Literariedad de Colombia. Residió en Emiratos Árabes Unidos, Suiza, Colombia y Uruguay.

You may also like
Interview with poet Aurélia Lassaque
Nuria Ruiz de Viñaspre: “La poesía no es que no tenga futuro, es que es el futuro”
Lo poético está en la mirada que arrojamos sobre las cosas, Yolanda Castaño
Jami Proctor Xu. My poems open up conversations in which people share their experiences with me

Leave a Reply

Share This