Home > Magazine > Talking Peace > CARTA DEI DIRITTI DI EUSKAL HERRIA – 2002

CARTA DEI DIRITTI DI EUSKAL HERRIA – 2002

Dalla “Carta de los derechos de Euskal Herria” Udalblitza,

 

23 novembre 2002

 

PROCLAMAMOS que:

*Euskal Herria tiene derecho a existir como pueblo, a que se reconozca su condición de sujeto de derechos que como tal le corresponde y a que se respete su territorialidad.

Euskal Herria se ha configurado como pueblo, desde su lengua, su cultura, la relación entre sus gentes, la conciencia de una identidad y la voluntad de desarrollarse como colectividad.

Euskal Herria es, por tanto, sujeto de derechos. Las declaraciones y tratados internacionales reconocen a los pueblos esta condición. Cualesquiera que hayan sido las estructuras políticas y administrativas constituidas, esta realidad en modo alguna invalida el derecho de Euskal Herria, del conjunto de su ciudadanía, a dotarse de su propia expresión social e institucional que permita poder decidir su futuro sin injerencia externa ni limite impuesto alguno.

 

*El conjunto de la ciudadanía de Euskal Herria es sujeto de derechos en igualdad, sin ningún tipo de discriminación o exclusión previa y sin que los procesos de minorización en su conciencia nacional o señas de identidad puedan ser motivo de marginación a la hora de configurar la voluntad vasca.

Euskal Herria pertenece a las mujeres y hombres que viven en ella, sin distinción de etnia, color, sexo, lengua, religión, opinión política o de otra índole.

A ellas y ellos exclusivamente les corresponde decidir sobre su condición política, normas de relación y organización interna y externa y dotarse de las estructuras políticas, sociales y económicas que consideren más oportunas, de forma democrática y con la participación de toda su ciudadanía sin exclusiones ni injerencias externas.

Ningún gobierno puede reclamar autoridad sobre Euskal Herria mientras no base su legitimidad en la voluntad clara y expresamente manifestada del conjunto del pueblo vasco.

 

*Euskal Herria tiene derecho a decidir, desarrollar y hacer efectiva su propia estructuración y representación institucional, condición necesaria para su existencia y su expresión democrática.

Es decisión que compete exclusivamente a los ciudadanos y ciudadanas de Euskal Herria decidir sobre las formas y modelos de articulación de su representación democrática y sobre la estructuración entre los distintos territorios.

Más allá de las fronteras administrativas actuales y de las representaciones institucionales o administrativas que en esos marcos se configuran, la posibilidad de articular esa representación institucional nacional democrática es un derecho que corresponde al conjunto de la ciudadanía vasca.

Euskal Herria tiene derecho a vivir  en paz y seguridad, a decidir en libertad.

Sin que le sea impuesta ninguna situación que no desee, sin sufrir atentados a su integridad y libertad, pudiendo defenderse de cualquier imposición que provenga de otro pueblo o estado.

 

*Euskal Herria reconoce ese mismo derecho a todos los pueblos del mundo. Renuncia por tanto a cualquier tipo de injerencia o interés estratégico con respecto a otros pueblos y apuesta por la solución negociada de todos los conflictos.

Decidir en libertad, sin condicionantes ni injerencias impuestas, es un derecho básico que debe ser protegido mediante la desmilitarización del país y la retirada de las fuerzas armadas y fuerzas y cuerpos de seguridad estatales presentes actualmente en tierra vasca.

Las vascas y los vascos tienen derecho a su propia nacionalidad.

Tienen derecho a expresarla libremente y a que sea reconocida y respetada en todos los ámbitos.

Corresponderá la ciudadanía vasca a todas las personas nacidas o afincadas en Euskal Herria que libre y voluntariamente deseen participar en sus procesos de decisión y compartir su futuro con quienes configuran ese sujeto político, sin que quepa imponer a nadie la nacionalidad vasca o la renuncia a cualquier otra nacionalidad que previamente tuviera.

 

*El acceso a la ciudadanía vasca se garantizará sin diferencia alguna por origen, etnia o cualquier otra condición.

Quienes viven en Euskal Herria verán garantizados sus derechos, sus señas de identidad, su cultura, respetando especialmente su derecho al trabajo y a una vida digna, y sin que de ningún modo puedan sufrir discriminación alguna por causa de su origen, etnia o condición.

 

*Euskal Herria tiene derecho a decidir libremente su relación con los demás pueblos.

Ese mismo derecho le asiste en lo que respecta a su relación con los estados y demás entidades políticas hoy existentes en la comunidad internacional.

Tiene derecho a participar en igualdad de condiciones y con voz propia en los foros y organismos internacionales, ejercitando los derechos y deberes que le correspondan, para contribuir a la concordia y el respeto entre todos los pueblos, naciones y estados.

Las mujeres y hombres que viven en Euskal Herria tienen derecho al disfrute pleno y efectivo de todos los derechos humanos y libertades fundamentales.

 

*Proclamamos en esta Carta nuestra adhesión a los derechos y libertades recogidos en las cartas, pactos, tratados, convenciones o declaraciones internacionales, con especial mención de los derechos a la vida y la integridad de las personas, la libre expresión de las ideas, la igualdad sin discriminación por razones de sexo, opción u orientación sexual, religión o pensamiento, la libertad de credos y creencias, y la libre participación política con impulso a la representación paritaria de hombres y mujeres.

Todos sus hombres y mujeres estarán amparados en el ejercicio de estos derechos, cuyo desarrollo y concreción exigirá la participación efectiva de la ciudadanía.

 

*Se garantizará el derecho de las mujeres a la igualdad real de oportunidades.

Consideramos la igualdad de oportunidades y la no discriminación de las mujeres un elemento fundamental de nuestro futuro como pueblo. Es necesario garantizar la igualdad de derechos para todas las personas en los diferentes ámbitos sociales y poder superar las profundas consecuencias sociales y culturales que siglos de marginación de las mujeres han hecho enraizar en nuestra sociedad.

Así, entre otras, la violencia contra las mujeres es una realidad muy presente en nuestra sociedad. Se pondrán los medios necesarios para hacer frente a esta realidad y se propiciará una educación igualitaria y el desarrollo de políticas de igualdad de oportunidades en los diferentes ámbitos de la vida que permitan erradicar esta situación totalmente injustificable.

 

*Todos los hombres y mujeres de Euskal Herria, así como las generaciones venideras, tienen el derecho a vivir y desarrollarse en euskara, sin limitación alguna.

El euskara, lengua propia y nacional de Euskal Herria, ha sufrido un proceso de persecución y minorización que actualmente persiste. Debe repararse este agravio histórico aún vigente, organizando y gestionando para ello todos los recursos jurídicos, económicos y sociales necesarios.

Euskal Herria tiene derecho a que se establezca una política lingüística adecuada para garantizar los derechos lingüísticos de la ciudadanía; una política lingüística nacional y soberana que cree los instrumentos jurídicos necesarios para la recuperación del euskara y para poder garantizar todas sus funciones sociales y que, igualmente, asegure la oficialidad y preferencia que corresponden al idioma nacional.

El euskara, lengua moderna y vehículo de transmisión y cohesión en la enseñanza, la cultura y el ocio, está dotada de sus propias instituciones, cuyo exponente máximo es Euskaltzaindia, la Academia de la Lengua Vasca, que es quien lidera y dirige su normativa y su desarrollo interno.

Euskal Herria se define a sí misma como la nación de la lengua vasca. Desde esta perspectiva específica y enriquecedora, asumiendo también la diversidad lingüística de su entorno y del mundo en general, su sistema educativo deberá garantizar la capacidad de vivir en euskara a la población que finalice el periodo de escolarización obligatoria, junto con la enseñanza del castellano, del francés y del inglés como lenguas de comunicación e intercambio.

 

*Todas y todos los ciudadanos de Euskal Herria tienen derecho a la educación.

El desarrollo personal, condición básica para su autonomía en la participación social y en la toma de decisiones, hace necesaria la garantía del derecho a la educación y su accesibilidad universal e igualitaria.

La educación debe permitir a toda la colectividad, especialmente a la juventud, ser parte activa de su desarrollo, participar de su riqueza cultural y poder integrarse en la vida social sin limitación impuesta alguna.

Garantizar el derecho a la educación en Euskal Herria quiere decir, por tanto, la transmisión de nuestro patrimonio cultural, el desarrollo de un curriculum propio y el impulso de una enseñanza coeducadora que rompa con la asignación de roles diferenciados en función del sexo.

 

*Euskal Herria tiene derecho a expresar su cultura y señas de identidad.

Tiene derecho a expresar y transmitir su arte, historia y cultura, contribuyendo de ese modo al patrimonio de la humanidad, sin ningún tipo de imposición o censura.

 

*Todas y cada una de las personas que viven en Euskal Herria tienen derecho a la creación cultural, a la expresión artística y a la libre difusión de sus trabajos en un marco abierto al intercambio y la comunicación con los demás pueblos del mundo.

Euskal Herria y los hombres y mujeres de la misma tienen derecho a participar como pueblo y desde su identidad nacional, en todas las expresiones culturales, artísticas y deportivas que se den en el ámbito internacional.

*Todas las personas que viven en Euskal Herria tienen derecho a una vida digna y a condiciones de igualdad social que garanticen su desarrollo integral.

*Se garantizará la universalidad del derecho al disfrute de una vivienda y del derecho a una educación y asistencia sanitaria gratuitas.

*Se garantizará el derecho al trabajo en condiciones dignas y de igualdad, sin discriminación por sexo, origen o edad, así como un ingreso mínimo universal suficiente que permita vivir con plena integración en la sociedad a aquellas personas, hombres y mujeres, sin distinción de etnia o país de origen, que no puedan acceder a un puesto de trabajo acorde con sus capacidades.

*Se potenciará el reparto de las tareas domésticas y de cuidado de las personas entre hombres y mujeres, así como la creación de servicios comunitarios que desarrollen estas tareas de manera colectiva y posibiliten el acceso igualitario de las mujeres al trabajo remunerado.

*Toda persona con discapacidad tiene estos mismos derechos y se deberán garantizar mediante las normativas y mecanismos de compensación adecuados.

 

*Euskal Herria tiene derecho a desarrollar y controlar su progreso científico y tecnológico, así como los recursos naturales de su territorio.

El control sobre los recursos naturales, económicos y científicos, el acceso a la información y al conocimiento, son derechos que corresponden al conjunto de la ciudadanía de Euskal Herria.

La democratización de su uso para el desarrollo, progreso y bienestar de los hombres y mujeres de Euskal Herria y del conjunto del planeta, sin provocar su destrucción o comprometer el equilibrio ecológico del medio ambiente, es un principio fundamental.

El progreso científico y la tecnología estarán al servicio de la sociedad, y no serán usados de forma tal que generen diferencias sociales ni discriminación en el acceso al trabajo o el disfrute de la riqueza colectiva.

 

*Euskal Herria se compromete a no basar su prosperidad en la explotación de otros pueblos.

La situación actual de muchos pueblos no es ajena a las relaciones injustas y de imposición que Euskal Herria, aunque supeditada a las estructuras y decisiones estatales, ha mantenido con ellos.

Reconocemos, por tanto, la deuda contraída como parte integrante del llamado primer mundo con respecto a los pueblos expoliados de la Tierra.

 

*Por último, para que quede constancia de estos derechos y de la necesidad de su urgente aplicación, única base real válida para construir un futuro en paz y en libertad,

 

DECLARAMOS que:

 

*Esta propuesta de Carta de los Derechos de Euskal Herria está abierta a la participación de todos los agentes sociales, sindicales y políticos, para reclamar y defender los derechos de este Pueblo, de sus gentes, de todas y cada una de las personas que viven en su territorio.

 

*Las personas electas que integramos UDALBILTZA nos comprometemos a trabajar unidos en la defensa de estos principios, para que Euskal Herria pueda tener el reconocimiento que conforme a derecho le corresponde entre los pueblos y las naciones del mundo

Hacemos nuestro el compromiso solemne de construir Euskal Herria como una comunidad plural, abierta y digna, desde el Aturri hasta el Ebro, que pueda ejercer su soberanía en democracia, en paz y en libertad.

 

Leave a Reply

International Magazine Issue#8

Share This