Home > News > GLOBALIZATION > Catalunya también tendrá referéndum en 2014 tras el pacto CiU-ERC

Catalunya también tendrá referéndum en 2014 tras el pacto CiU-ERC

ACUERDO DE GOBERNABILIDAD EN CATALUNYA

Al igual que Escocia, celebrará en ese año una consulta soberanista, aunque en este caso sin el aval estatal. Vía libre a la investidura de Mas. p005_f01-143x100.jpg

Beñat ZALDUA | BARCELONA

Se estaba haciendo de rogar, pero ayer a última hora llegó. Reunidos en el Palau de la Generalitat, los líderes de CiU y ERC, Artur Mas y Oriol Junqueras, respectivamente, llegaron a un acuerdo para garantizar la estabilidad del próximo Govern de la Generalitat y convocar una consulta de autodeterminación a lo largo del año 2014, tal y como votó en las urnas una amplia mayoría de los catalanes el pasado 25 de noviembre. El acuerdo, que todavía tiene algunos asuntos pendientes, se cerrará durante el día de hoy, con una comparecencia conjunta en el Parlament.

Según un documento hecho público por los equipos negociadores, el acuerdo incorpora toda una hoja de ruta en el camino de la consulta de autodeterminación, como pedía ERC en las negociaciones con CiU.
De esta manera, ambas formaciones se comprometen a formular una «declaración de soberanía del pueblo de Catalunya» en el primer pleno del Parlament, a lo que seguiría la tramitación de la Ley de consultas, desarrollada a lo largo de la legislatura anterior. Esta tramitación se impulsará, según el acuerdo alcanzado, a lo largo del mes de enero de 2013.

Acto seguido, se intentará abrir un periodo de negociaciones con el Estado español para acordar las condiciones del ejercicio del derecho a decidir; unas negociaciones en las que se incluiría la opción de convocar un referéndum. La petición formal al Estado español para organizar este referéndum se realizaría en el primer semestre del año que viene.

Paralelamente se creará el Consell Català per a la Transició Nacional, «como órgano de impulso, de coordinación, de participación y asesoramiento del Govern de la Generalitat con relación a las actuaciones del proceso de consulta y transición nacional, y con el objetivo de garantizar su impulso y materialización».

En el quinto punto del acuerdo, CiU y ERC se comprometen a agotar todas las vías «formales, jurídicas e institucionales» hasta el 31 de diciembre de 2013, para estar, a partir de dicha fecha, «en condiciones de convocar la consulta, de acuerdo con el marco legal que lo ampare, dentro del término del próximo año».

La complicada fórmula va acompañada de una cláusula, según la cual, la consulta podría ser prorrogada si así lo requiere «el contexto socioeconómico y político». Dicha prórroga debería ser pactada, como mínimo, por las dos partes signatarias. Por último, el sexto punto recoge la convocatoria misma de la consulta, sin fecha, «para que el pueblo de Catalunya pueda pronunciarse sobre la posibilidad de que Catalunya se convierta en un Estado en el marco Europeo».

Este último punto también incluye el compromiso de CiU y ERC para trabajar por la consolidación de «una mayoría social amplia que permita garantizar el éxito de la consulta y del proceso de transición nacional».

Ambigüedades

El acuerdo se sitúa en un punto intermedio entre las demandas de ERC, que quería una fecha concreta para el referéndum, y CiU, que prefería dejar el ejercicio al derecho a decidir como un compromiso a cumplir a lo largo de la próxima legislatura.

De esta manera, se concreta la celebración de la consulta a lo largo del 2014, pero con una ambigua cláusula que permite su prorrogación si «el contexto socioeconómico y político» así lo demanda. No se especifica cuál debería ser dicho contexto.

Sobre la cuestión económica, como ya se había anunciado durante la semana anterior, CiU aceptó algunas de las propuestas de ERC como la recuperación del último tramo del impuesto de sucesiones o un impuesto sobre los depósitos bancarios, que el Govern en funciones aprobó ayer mismo. También se instaurará una tasa a los vehículos pesados que transiten por carreteras de titularidad catalana, así como un impuesto sobre la energía nuclear y las emisiones de carbono dióxido.

Estas medidas permitirían recaudar unos mil millones de euros, rebajando así en un cuarto el recorte de 4.000 millones de euros anunciado por CiU para la próxima legislatura. Unas cuentas que ERC se compromete a apoyar.

El acuerdo de última hora entre Mas y Junqueras deja vía libre a la investidura del primero como President de la Generalitat; trámite que se formalizará en el Parlament a lo largo de dos sesiones, que comenzarán mañana y concluirán el viernes, por lo que, tal y como pedía CiU, la estabilidad de la próxima legislatura quedará ligada antes de Navidad; al menos de momento.

Antes de la investidura, Mas y Junqueras formalizarán mañana el acuerdo entre sus formaciones con una comparecencia conjunta en el mismo Parlament. Previamente, los equipos negociadores de ambos partidos habrán cerrado los últimos flecos que le quedan al acuerdo.

Leave a Reply

International Magazine Issue#8

Share This