Home > Magazine > Talking Peace > Cuba-USA > Statement by the President Obama on Cuba Policy Changes

Statement by the President Obama on Cuba Policy Changes

Obama and Castro

December 17, 2014

Cabinet Room

12:01 P.M. EST? ?THE PRESIDENT:   Good afternoon.  Today, the United States of America is changing its relationship with the people of Cuba.

In the most significant changes in our policy in more than fifty years, we will end an outdated approach that, for decades, has failed to advance our interests, and instead we will begin to normalize relations between our two countries.  Through these changes, we intend to create more opportunities for the American and Cuban people, and begin a new chapter among the nations of the Americas.? ?There’s a complicated history between the United States and Cuba.

I was born in 1961 –- just over two years after Fidel Castro took power in Cuba, and just a few months after the Bay of Pigs invasion, which tried to overthrow his regime. Over the next several decades, the relationship between our countries played out against the backdrop of the Cold War, and America’s steadfast opposition to communism.  We are separated by just over 90 miles. But year after year, an ideological and economic barrier hardened between our two countries.? ?Meanwhile, the Cuban exile community in the United States made enormous contributions to our country –- in politics and business, culture and sports.  Like immigrants before, Cubans helped remake America, even as they felt a painful yearning for the land and families they left behind.  All of this bound America and Cuba in a unique relationship, at once family and foe.? ?Proudly, the United States has supported democracy and human rights in Cuba through these five decades.

We have done so primarily through policies that aimed to isolate the island, preventing the most basic travel and commerce that Americans can enjoy anyplace else.  And though this policy has been rooted in the best of intentions, no other nation joins us in imposing these sanctions, and it has had little effect beyond providing the Cuban government with a rationale for restrictions on its people.  Today, Cuba is still governed by the Castros and the Communist Party that came to power half a century ago.? ?Neither the American, nor Cuban people are well served by a rigid policy that is rooted in events that took place before most of us were born.  Consider that for more than 35 years, we’ve had relations with China –- a far larger country also governed by a Communist Party.  Nearly two decades ago, we reestablished relations with Vietnam, where we fought a war that claimed more Americans than any  confrontation.? ?That’s why -– when I came into office -– I promised to re-examine our Cuba policy.  As a start, we lifted restrictions for Cuban Americans to travel and send remittances to their families in Cuba.  These changes, once controversial, now seem obvious.

Cuban Americans have been reunited with their families, and are the best possible ambassadors for our values.  And through these exchanges, a younger generation of Cuban Americans has increasingly questioned an approach that does more to keep Cuba closed off from an interconnected world.? ?While I have been prepared to take additional steps for some time, a major obstacle stood in our way –- the wrongful imprisonment, in Cuba, of a U.S. citizen and USAID sub-contractor Alan Gross for five years.  Over many months, my administration has held discussions with the Cuban government about Alan’s case, and other aspects of our relationship.

His Holiness issued a personal appeal to me, and to Cuba’s President Raul Castro, urging us to resolve Alan’s case, and to address Cuba’s interest in the release of three Cuban agents who have been jailed in the United States for over 15 years.? ?Today, Alan returned home –- reunited with his family at long last.  Alan was released by the Cuban government on humanitarian grounds.  Separately, in exchange for the three Cuban agents, Cuba today released one of the most important intelligence agents that the United States has ever had in Cuba, and who has been imprisoned for nearly two decades.  This man, whose sacrifice has been known to only a few, provided America with the information that allowed us to arrest the network of Cuban agents that included the men transferred to Cuba today, as well as other spies in the United States.  This man is now safely on our shores. ? ?Having recovered these two men who sacrificed for our country, I’m now taking steps to place the interests of the people of both countries at the heart of our policy.

First, I’ve instructed Secretary Kerry to immediately begin discussions with Cuba to reestablish diplomatic relations that have been severed since January of 1961.  Going forward, the United States will reestablish an embassy in Havana, and high-ranking officials will visit Cuba.? ?Where we can advance shared interests, we will -– on issues like health, migration, counterterrorism, drug trafficking and disaster response.  Indeed, we’ve seen the benefits of cooperation between our countries before.  It was a Cuban, Carlos Finlay, who discovered that mosquitoes carry yellow fever; his work helped Walter Reed fight it.

Cuba has sent hundreds of health care workers to Africa to fight Ebola, and I believe American and Cuban health care workers should work side by side to stop the spread of this deadly disease.? ?Now, where we disagree, we will raise those differences directly -– as we will continue to do on issues related to democracy and human rights in Cuba.  But I believe that we can do more to support the Cuban people and promote our values through engagement.  After all, these 50 years have shown that isolation has not worked.  It’s time for a new approach.? ?Second, I’ve instructed Secretary Kerry to review Cuba’s designation as a State Sponsor of Terrorism.  This review will be guided by the facts and the law.  Terrorism has changed in the last several decades.  At a time when we are focused on threats from al Qaeda to ISIL, a nation that meets our conditions and renounces the use of terrorism should not face this sanction.? ?Third, we are taking steps to increase travel, commerce, and the flow of information to and from Cuba.  This is fundamentally about freedom and openness, and also expresses my belief in the power of people-to-people engagement.  With the changes I’m announcing today, it will be easier for Americans to travel to Cuba, and Americans will be able to use American credit and debit cards on the island.

Nobody represents America’s values better than the American people, and I believe this contact will ultimately do more to empower the Cuban people.? ?I also believe that more resources should be able to reach the Cuban people.  So we’re significantly increasing the amount of money that can be sent to Cuba, and removing limits on remittances that support humanitarian projects, the Cuban people, and the emerging Cuban private sector.? ?I believe that American businesses should not be put at a disadvantage, and that increased commerce is good for Americans and for Cubans.

So we will facilitate authorized transactions between the United States and Cuba.  U.S. financial institutions will be allowed to open accounts at Cuban financial institutions.  And it will be easier for U.S. exporters to sell goods in Cuba.? ?I believe in the free flow of information.  Unfortunately, our sanctions on Cuba have denied Cubans access to technology that has empowered individuals around the globe.  So I’ve authorized increased telecommunications connections between the United States and Cuba.  Businesses will be able to sell goods that enable Cubans to communicate with the United States and other countries.

These are the steps that I can take as President to change this policy.  The embargo that’s been imposed for decades is now codified in legislation.  As these changes unfold, I look forward to engaging Congress in an honest and serious debate about lifting the embargo. ? ?Yesterday, I spoke with Raul Castro to finalize Alan Gross’s release and the exchange of prisoners, and to describe how we will move forward.  I made clear my strong belief that Cuban society is constrained by restrictions on its citizens.  In addition to the return of Alan Gross and the release of our intelligence agent, we welcome Cuba’s decision to release a substantial number of prisoners whose cases were directly raised with the Cuban government by my team.  We welcome Cuba’s decision to provide more access to the Internet for its citizens, and to continue increasing engagement with international institutions like the United Nations and the International Committee of the Red Cross that promote universal values.? ?But I’m under no illusion about the continued barriers to freedom that remain for ordinary Cubans.  The United States believes that no Cubans should face harassment or arrest or beatings simply because they’re exercising a universal right to have their voices heard, and we will continue to support civil society there.  While Cuba has made reforms to gradually open up its economy, we continue to believe that Cuban workers should be free to form unions, just as their citizens should be free to participate in the political process.

Moreover, given Cuba’s history, I expect it will continue to pursue foreign policies that will at times be sharply at odds with American interests.  I do not expect the changes I am announcing today to bring about a transformation of Cuban society overnight.  But I am convinced that through a policy of engagement, we can more effectively stand up for our values and help the Cuban people help themselves as they move into the 21st century.? ?To those who oppose the steps I’m announcing today, let me say that I respect your passion and share your commitment to liberty and democracy.

The question is how we uphold that commitment.  I do not believe we can keep doing the same thing for over five decades and expect a different result.  Moreover, it does not serve America’s interests, or the Cuban people, to try to push Cuba toward collapse.  Even if that worked -– and it hasn’t for 50 years –- we know from hard-earned experience that countries are more likely to enjoy lasting transformation if their people are not subjected to chaos.  We are calling on Cuba to unleash the potential of 11 million Cubans by ending unnecessary restrictions on their political, social, and economic activities.  In that spirit, we should not allow U.S. sanctions to add to the burden of Cuban citizens that we seek to help.

To the Cuban people, America extends a hand of friendship.  Some of you have looked to us as a source of hope, and we will continue to shine a light of freedom.  Others have seen us as a former colonizer intent on controlling your future.  José Martí once said, “Liberty is the right of every man to be honest.”  Today, I am being honest with you.  We can never erase the history between us, but we believe that you should be empowered to live with dignity and self-determination.  Cubans have a saying about daily life:  “No es facil” –- it’s not easy.  Today, the United States wants to be a partner in making the lives of ordinary Cubans a little bit easier, more free, more prosperous.? ?To those who have supported these measures, I thank you for being partners in our efforts.  In particular, I want to thank His Holiness Pope Francis, whose moral example shows us the importance of pursuing the world as it should be, rather than simply settling for the world as it is; the government of Canada, which hosted our discussions with the Cuban government; and a bipartisan group of congressmen who have worked tirelessly for Alan Gross’s release, and for a new approach to advancing our interests and values in Cuba.

Finally, our shift in policy towards Cuba comes at a moment of renewed leadership in the Americas. This April, we are prepared to have Cuba join the other nations of the hemisphere at the Summit of the Americas.  But we will insist that civil society join us so that citizens, not just leaders, are shaping our future.  And I call on all of my fellow leaders to give meaning to the commitment to democracy and human rights at the heart of the Inter-American Charter.  Let us leave behind the legacy of both colonization and communism, the tyranny of drug cartels, dictators and sham elections.  A future of greater peace, security and democratic development is possible if we work together — not to maintain power, not to secure vested interest, but instead to advance the dreams of our citizens.? ?My fellow Americans, the city of Miami is only 200 miles or so from Havana.  Countless thousands of Cubans have come to Miami — on planes and makeshift rafts; some with little but the shirt on their back and hope in their hearts.  Today, Miami is often referred to as the capital of Latin America.  But it is also a profoundly American city -– a place that reminds us that ideals matter more than the color of our skin, or the circumstances of our birth; a demonstration of what the Cuban people can achieve, and the openness of the United States to our family to the South.  Todos somos Americanos.? ?Change is hard –- in our own lives, and in the lives of nations.  And change is even harder when we carry the heavy weight of history on our shoulders.  But today we are making these changes because it is the right thing to do.  Today, America chooses to cut loose the shackles of the past so as to reach for a better future –- for the Cuban people, for the American people, for our entire hemisphere, and for the world.? ?Thank you.  God bless you and God bless the United States of America.? ?END   ?12:16 P.M. EST?

*****

Discurso del presidente Barack Obama sobre las relaciones con Cuba

El mandatario estadounidense realizó algunas precisiones sobre el rumbo que tomarán las relaciones diplomáticas

17 de Diciembre del 2014 21:47:29 CDT

PRESIDENTE BARACK OBAMA: Los Estados Unidos hoy están cambiando sus relaciones con el pueblo de Cuba y realizando los cambios más significativos en nuestra política en más de 50 años. Pondremos fin a un enfoque anticuado que durante décadas no ha podido promover nuestros intereses. Comenzaremos, en cambio, a normalizar las relaciones entre nuestros dos países.

A través de estos cambios, pretendemos crear más oportunidades para el pueblo estadounidense y el pueblo cubano y dar inicio a un nuevo capítulo entre las naciones de las Américas.

Existe una historia complicada entre los Estados Unidos y Cuba.  Yo nací en el año 1961, poco más de dos años después que Fidel Castro tomara el poder en Cuba, y pocos meses después de la invasión por Bahía de Cochinos, la cual trató de derrocar a su régimen.

Durante las décadas subsiguientes, las relaciones entre nuestros países se desarrollaron teniendo como telón de fondo la Guerra Fría y la férrea oposición de los Estados Unidos al comunismo. Nos separan apenas 90 millas.

Pero año tras año, una barrera ideológica y económica se ha ido fortaleciendo entre nuestros dos países.  Entretanto, la comunidad de exiliados cubanos en los Estados Unidos hacía enormes aportes a nuestro país en la política, los negocios, la cultura y los deportes.

Al igual que habían hecho los inmigrantes en el pasado, los cubanos contribuyeron a rehacer a los Estados Unidos, aún cuando sentían una dolorosa añoranza por la tierra y las familias  que habían dejado atrás.  Todo esto une a los Estados Unidos y a Cuba en una relación única, como miembros de una sola familia y como enemigos a la vez.

Los Estados Unidos han apoyado con orgullo la democracia y los derechos humanos en Cuba a través de estas cinco décadas.  Lo hemos hecho fundamentalmente a través de políticas  encaminadas a aislar a la Isla, evitando los viajes y el comercio más elementales que los estadounidenses pueden disfrutar en cualquier otro lugar.

Y aunque esta política ha estado enraizada en las mejores intenciones, ninguna otra nación nos ha apoyado en la imposición de estas sanciones, las cuales han tenido poco impacto, como no sea el de brindarle al gobierno cubano una justificación para imponerle restricciones a su pueblo.

Hoy Cuba aún está gobernada por los Castro y el Partido Comunista que llegó al poder hace ya medio siglo.  Ni el pueblo estadounidense ni el pueblo cubano se benefician de una política  rígida que tuvo su origen en los acontecimientos que tuvieron lugar antes de que la mayoría de nosotros hubiéramos nacido.

Téngase en cuenta que durante más de 35 años, hemos tenido relaciones con China, un país mucho mayor que también está gobernado por un partido comunista.  Hace casi dos décadas restablecimos relaciones con Vietnam, donde libramos una guerra que le costó la vida a más estadounidenses que los que murieron en cualquier conflicto de la Guerra Fría.

Es por ello que, cuando tomé posesión de mi cargo, prometí reexaminar nuestra política hacia Cuba.  Para comenzar, eliminamos las restricciones que impedían que los cubano-americanos viajaran y enviaran remesas a sus familias en Cuba.  Estos cambios, que en cierto momento fueron controversiales, ahora parecen obvios. Los cubano-americanos se han reunificado con sus familiares y son los mejores embajadores potenciales de nuestros valores.

Y a través de estos intercambios, la nueva generación de cubanoamericanos  se cuestiona cada vez más un enfoque que más bien mantiene a Cuba apartada de un mundo interconectado.

Si bien desde hace tiempo he estado preparado para dar pasos adicionales, un obstáculo fundamental se interponía en nuestro camino: el injusto encarcelamiento en Cuba del ciudadano estadounidense y subcontratista de la USAID Alan Gross durante cinco años.

Desde hace muchos meses mi gobierno ha estado sosteniendo conversaciones con el gobierno cubano acerca del caso de Alan y otros aspectos de nuestras relaciones.  Su Santidad, el Papa Francisco, me hizo llegar a mí y al Presidente Raúl Castro una solicitud personal en la cual nos instaba a resolver el caso de Alan Gross y a tener en cuenta los intereses de Cuba en la liberación de los tres agentes cubanos, que han estado encarcelados en los Estados Unidos durante más de 15 años.

Hoy, Alan Gross ha regresado a casa, y se ha reencontrado al fin con su familia.  Alan fue liberado por el gobierno cubano por razones humanitarias.

Por otra parte, a cambio de los tres agentes cubanos, Cuba hoy ha puesto en libertad a uno de los más importantes agentes de inteligencia que los Estados Unidos han tenido en Cuba y que ha permanecido en prisión durante casi dos décadas.

Este hombre, cuyo sacrificio ha sido del conocimiento solo de unos pocos, le proporcionó a los Estados Unidos la información que nos permitió arrestar a la red de agentes cubanos de la cual eran parte los hombres que hoy son transferidos a Cuba, así como otros espías en los Estados Unidos.

Este hombre se encuentra ahora a salvo en nuestras costas.

Tras haber recuperado a estos dos hombres que se han sacrificado por nuestro país, ahora estoy dando pasos a fin de colocar los intereses de los pueblos de ambos países en el centro de nuestra política.

Primero, le he dado instrucciones al Secretario Kerry para que comience de inmediato las discusiones con Cuba a fin de restablecer las relaciones diplomáticas que han permanecido interrumpidas desde el mes de enero de 1961.

Como parte de los avances en este sentido, los Estados Unidos reestablecerán una embajada en La Habana y funcionarios de alto nivel visitarán Cuba. En aquellas esferas donde podamos promover intereses mutuos, así lo haremos, en aspectos tales como la salud, la migración, la lucha contra el terrorismo, el narcotráfico y la respuesta a situaciones de desastre.

De hecho, ya hemos visto con anterioridad los beneficios de la cooperación entre nuestros países.  Fue un cubano, Carlos Finlay, quien descubrió que los mosquitos transmitían la fiebre amarilla; sus trabajos ayudaron a Walter Reed a combatirla.

Cuba envió a cientos de trabajadores de la salud a África para combatir el Ébola, y creo que los trabajadores de la salud estadounidenses y cubanos deben trabajar hombro con hombro para detener la propagación de esta mortal enfermedad.

Ahora bien, en aquellos aspectos en los cuales no coincidimos, abordaremos esas diferencias directamente, tal y como continuaremos haciendo en aquellos temas relacionados con la democracia y los derechos humanos en Cuba. Pero yo creo que podemos hacer más para apoyar al pueblo cubano y promover nuestros valores a través del compromiso.

Después de todo, estos cincuenta años han demostrado que el aislamiento no ha funcionado.  Es hora de que adoptemos un nuevo enfoque.

Segundo, le he dado instrucciones al Secretario Kerry para que revise la designación de Cuba como Estado  patrocinador del terrorismo.  Esta revisión se hará conforme a los hechos y a la ley.

El terrorismo ha cambiado en las últimas décadas.  En los momentos en que centramos nuestra atención en las amenazas provenientes de Al Qaeda y del ISIL, una nación que cumple con nuestras condiciones y que renuncia al uso del terrorismo no debe estar sometida a este tipo de sanción.

Tercero, estamos dando pasos para incrementar los viajes, el comercio y el flujo de información hacia y desde Cuba. Esto tiene que ver fundamentalmente con la libertad y la apertura y también es expresión de mi confianza en el poder del compromiso pueblo a pueblo.

Con los cambios que estoy anunciando hoy, será más fácil para los estadounidenses viajar a Cuba, y los estadounidenses podrán utilizar las tarjetas de crédito  y débito en la Isla.

Nadie representa mejor los valores de los Estados Unidos que el pueblo estadounidense. Y yo creo que este contacto en última instancia es lo que más contribuye a otorgarle autoridad al pueblo cubano.  También creo que al pueblo cubano podrá llegar una mayor cantidad de recursos.

De modo que estamos aumentando significativamente la cantidad de dinero que puede ser enviado a Cuba y eliminando los límites de las remesas que apoyan los proyectos humanitarios, al pueblo cubano y al emergente sector privado en Cuba.

Yo creo que las empresas estadounidenses no deben ser colocadas en situación de desventaja y que un incremento en el comercio es beneficioso tanto para los cubanos como para los estadounidenses.  De modo que facilitaremos las transacciones autorizadas entre los Estados Unidos y Cuba.  Las instituciones financieras estadounidenses podrán abrir cuentas en las instituciones financieras cubanas.

Y resultará más fácil para los exportadores estadounidenses vender mercancías en Cuba. (Continúa en página 3)

Creo en el libre flujo de información. Desafortunadamente nuestras sanciones contra Cuba le han negado a Cuba el acceso a la tecnología que les ha otorgado nuevas capacidades a los individuos en todo el mundo.  Por ello he autorizado el incremento de las conexiones de telecomunicaciones entre los Estados Unidos y Cuba.

Las empresas podrán vender productos que les permitan a los cubanos  comunicarse con los Estados Unidos y otros países.

Estos son los pasos que puedo dar como Presidente para cambiar esta política.  El embargo que ha sido impuesto durante décadas ha sido codificado en una ley. En la medida en que se produzcan estos cambios, espero poder sostener un debate honesto y serio con el Congreso sobre el levantamiento del embargo.

Ayer conversé con Raúl Castro con el fin de ultimar los detalles en torno a la liberación de Alan Gross y el intercambio de prisioneros y describir la manera en que avanzaríamos.  Expresé claramente mi convicción de que la sociedad cubana se ve limitada por las restricciones impuestas a sus ciudadanos.

Además del regreso de Alan Gross y la liberación de nuestro agente de inteligencia, acogemos con beneplácito la decisión de Cuba de liberar a un número  significativo de prisioneros cuyos casos fueron directamente discutidos por mi equipo con el gobierno cubano.

Acogemos con beneplácito la decisión de Cuba de brindarles mayor acceso a Internet a sus ciudadanos y continuar incrementando el compromiso con instituciones internacionales como las Naciones Unidas y el Comité Internacional de la Cruz Roja, que promueven valores universales.

Pero no me hago ilusiones  con respecto a los continuos obstáculos a la libertad que aún enfrenta el ciudadano cubano común.  Los Estados Unidos consideran que ningún cubano debe ser víctima de acoso, arresto o  golpizas solo por ejercer el derecho universal de hacer que su        voz se escuche.  Y continuaremos apoyando a la sociedad civil allí.

Si bien Cuba ha hecho reformas para abrir gradualmente su economía, continuamos  pensando que  los trabajadores cubanos deben tener la libertad de crear sus sindicatos, así como los ciudadanos deben tener la libertad de participar en los procesos políticos.

Además, dada la historia de Cuba, espero que ésta continúe ejerciendo una política exterior que en ocasiones se oponga radicalmente a los intereses estadounidenses.  No espero que los cambios que estoy anunciando hoy traigan consigo una transformación de la sociedad cubana de la noche a la mañana.

Pero estoy convencido de que, a través de una política de compromiso, podemos, de una manera más eficaz, defender nuestros valores y ayudar al pueblo cubano a que se ayude a sí mismo a medida en que se adentra en el siglo XXI.

A aquellos que se oponen a los pasos que estoy anunciando hoy, permítanme decirles que respeto su pasión y comparto su compromiso con la libertad y la democracia.  El problema radica en cómo podemos nosotros mantener ese compromiso. No creo que podamos seguir haciendo lo mismo que hemos hecho durante cinco décadas y esperar un resultado diferente.

Además, tratar de empujar a Cuba hacia un colapso no favorece los intereses del pueblo estadounidense ni del pueblo cubano. E incluso si eso funcionara —y no lo ha hecho durante 50 años— sabemos, por amargas experiencias, que es mucho más probable  que los países disfruten de las transformaciones que son duraderas si sus pueblos no están sometidos al caos.

Exhortamos a Cuba a desencadenar el potencial de 11 millones de cubanos poniendo fin a las restricciones innecesarias a sus actividades políticas, sociales y económicas. En ese espíritu, no debemos permitir que las sanciones impuestas por los Estados Unidos se añadan a la carga  que pesa sobre los ciudadanos cubanos, aquellos a quienes pretendemos ayudar.

Los Estados Unidos extienden una mano amiga al pueblo cubano. Algunos de ustedes nos han considerado a nosotros como fuente de esperanza, y continuaremos siendo una  luz de libertad.  Otros nos han visto como antiguos colonizadores, empeñados en controlar su futuro.

José Martí dijo una vez: “La libertad es el derecho de todo hombre a ser honesto”.

Hoy estoy siendo honesto con ustedes.  No podremos nunca borrar la historia que existe entre nosotros, pero creemos que ustedes deben contar con la autoridad para vivir con dignidad y autodeterminación.

Los cubanos utilizan un dicho relacionado con la vida diaria: “No es fácil”.  Hoy los Estados Unidos desean convertirse en socios para hacer que la vida de los ciudadanos cubanos comunes sea un poco más fácil, más libre, más próspera.

A aquellos que han apoyado estas medidas, les doy las gracias por haber compartido nuestros esfuerzos.  En particular, quiero agradecerle a Su Santidad, el Papa Francisco, cuyo ejemplo moral nos demuestra la importancia de aspirar a un mundo como debe ser, y no simplemente conformarse con el mundo tal cual es.

Al gobierno de Canadá, que patrocinó nuestras conversaciones con el gobierno cubano, y un grupo  bipartidista de congresistas con quienes hemos trabajado sin descanso a favor de la liberación de Alan Gross y de un nuevo enfoque para promover  nuestros intereses y valores en Cuba.

Finalmente, el cambio de nuestra política hacia Cuba se produce en un  momento de renovado liderazgo en las Américas. El próximo mes de abril estaremos preparados  para que Cuba se una a otras naciones del hemisferio en la Cumbre de las Américas.  Pero insistiremos en que la sociedad civil se nos una para que sean los ciudadanos, y no solo los líderes, los que conformen nuestro futuro.

Y exhorto a todos mis colegas líderes a que le den sentido  al compromiso con la democracia y los derechos humanos, que es la esencia de la Carta Interamericana. Dejemos atrás el legado de la colonización y del comunismo, la tiranía de los carteles de la droga, los dictadores y las farsas electorales.

Un futuro de más paz, seguridad y desarrollo democrático es posible si trabajamos unidos, no para mantener el poder, no para proteger los intereses creados, sino para promover los sueños de nuestros ciudadanos.

Compatriotas estadounidenses, la ciudad de Miami se encuentra a solo 200 millas aproximadamente de La Habana. Miles de cubanos han llegado a Miami en aviones y balsas improvisadas, algunos solo con la camisa que llevan puesta y la esperanza en sus corazones.

Actualmente a Miami se le conoce como la capital de América Latina. Pero es también una ciudad profundamente estadounidense, un lugar que nos recuerda que los ideales valen más que el color de nuestra piel o las circunstancias de nuestro nacimiento, una muestra de lo que el pueblo cubano puede alcanzar y la apertura mostrada por los Estados Unidos hacia nuestra familia del Sur.

Todos somos americanos.

El cambio es difícil tanto en nuestras vidas como en las vidas de las naciones, y el cambio se torna aún más difícil cuando llevamos en nuestros hombros la pesada carga de la historia.

Pero hoy estamos haciendo estos cambios porque es lo correcto.  Hoy los Estados Unidos optan por librarse de las ataduras del pasado para lograr un futuro mejor para el pueblo cubano, para el pueblo de los Estados Unidos, para todo nuestro hemisferio y para el mundo.

Gracias. Que Dios los bendiga a ustedes y a los Estados Unidos de América.

You may also like
Músicos de Cuba, Sudáfrica e Italia rinden homenaje a Mandela
U.S. builds fan base in Cuba, aims at regime change
With Helms-Burton, U.S. out to freeze foreign investment in Cuba
Report from Cuba: Insights from a visitor after 60 years of socialism

Leave a Reply

English version free download

Share This