Home > Copertina > Jeremy Corbyn y su Labour, o como la gente ha vuelto a hacer politica

Jeremy Corbyn y su Labour, o como la gente ha vuelto a hacer politica

La mujer que abre la puerta tiene unos 40 años, el edificio donde vive es un típico bloque de apartamentos sociales en el popular barrio de Hackney.

Es sábado y la mujer, que es enfermera, tiene el día libre. La municipalidad les asignó, a ella y a su pequeña hija de 8 años, un pequeño apartamento de un solo cuarto después haber estado durante un tiempo en un alojamiento provisional de emergencia. “Era un infierno, – dice hoy la mujer – yo y mi hija vivíamos en una habitación y compartíamos el baño con otras veinte personas”.
Emily, que así se llama la mujer, dice que hoy ira como todos los sábados al banco de alimentos. Algo más de un millón de personas acuden con regularidad a este tipo de instituciones porque a pesar de tener trabajo sus salarios no alcanzan para comprar la comida que necesitan mensualmente. “Al principio me daba vergüenza – dice Emily – tener que ir al banco de comida y pedir latas y pasta para mi y mi hija. Ahora más que nada lo que me da es rabia, porque trabajo hasta 10 horas diarias y no debería necesitar ayuda, mi salario debería alcanzar para poder garantizar las cosas que mi hija necesita”.
La historia de Emily es una entre cientos que todos los sábados, desde hace seis meses, escuchan los militantes del Partido Laborista que dirige Jeremy Corbyn. Los laboristas de base recorren los barrios de la ciudad capital, al igual que en el resto del país, haciendo “canvassing”, una especie de campaña directa, casa por casa. Estamos en Hackney, el concejal de Hackney Deniz Oguzkanli es un conocido abogado kurdo, que llegó a Inglaterra en 1994 desde Chipre en donde estudiaba ingeniería electrónica. Ya en Londres Deniz trabajó en restaurantes de kebab y tiendas de comida kurda, ayudado por la extensa red de solidaridad que existe entre los kurdos de la diáspora. Estudio derecho y trabajó varios años en un despacho de abogados hasta que finalmente abrió uno propio en en el mismo barrio de Hackney, en donde reside desde hace años y milita en el Partido Laborista. “Con Blair las cosas no iban bien -comenta- pero mi militancia siempre ha estado relacionada con la figura de Jeremy Corbyn, porque siempre apoyó a los kurdos, a los palestinos y a los refugiados. Así que me fui convirtiendo de alguna manera en su representante de mi comunidad, y cuando Jeremy fue electo Secretario del Partido Laborista para mi, por supuesto, lo más natural fue comprometerme aun más en la actividad del Partido”.
Hackney es un barrio multiétnico y multicultural, siempre lo ha sido. Un bastión tradicional del laborismo, incluso cuando Blair atraversaba sus peores momentos. Durante la última campana electoral del año pasado los militantes laboristas organizaron la campaña “Hackney on tour” (Hackney de gira), y fueron a ayudar a otros activistas en zonas menos seguras para garantizar los mejores resultados en favor de Jeremy Corbyn. El lider socialista es una persona que despierta las simpatías y el aprecio de los trabajadores y los sectores menos favorecidos: una de las razones fundamentales de esta actitud es su coherencia y el largo y paciente trabajo que ha realizado para construir una alternativa claramente de izquierda dentro del laborismo. “En realidad – dice Seumas Milne, ex periodista de The Guardian, y actual responsable Comunicación del Partido Laborista- hemos intentado reconducir al laborismo hacia lo que hoy es, un partido que trabaja a favor de un país inclusivo, y no solo para unos pocos. Un partido que quiere un país que inverta su riqueza, somos la quinta potencia mundial, en que todos puedan tener mejores oportunidades”.
En el recorrido visitamos numerosas viviendas y en todos los lugares los militantes laboristas son recibidos con amabilidad y cordialidad. Los datos sobre la pobreza en la metropoli hablan claro: mas de la mitad (el 58%) de los 2,3 millones de londinenses que viven en pobreza viven en un hogar donde una persona trabaja. Un dato que sube al 60% a nivel nacional.
“¿Cuáles son los principales problemas en este bloque?” pregunta Michael, un joven militante que también forma parte del movimiento Momentum. La mujer que había entreabierto la puerta ahora la abre completamente y podemos ver una sala convertida en una especie de habitación de hostal, con dos literas, donde la señora, Margaret, -dice- “aquí duermen mis cuatros hijos”, la otra habitación es la que ella ocupa. Sus cuatro hijos trabajan pero no pueden pagar un alquiler. En Londres el problema de la vivienda es una barrera permanente. Alquilar un apartamento de una habitación en esta zona puede costar de 1000 a 1200 libras mensuales, a lo que hay que sumarle los gastos corrientes de agua, luz, gas… Michael dice que “hay mucha pobreza energética” por lo que muchas personas no pueden cubrir los gastos de calefacción, por eso las casas están heladas en este invierno especialmente frío.
Momentum es un movimiento social de base que involucra a más de 31 mil personas directamente, y a otras 200 mil que contribuyen a su existencia. Los 170 grupos locales que lo componen cobraron una especial relevancia durante la campaña electoral del 2015. “Estamos empeñados – dice Michael – en articular el movimiento de campaña sobre la base de movilizar a la gente para lograr que el laborismo llegue al Gobierno”. Por eso la campaña casa por casa de los sábados no esta centrada solo en las elecciones municipales de mayo del próximo año. “También hacemos una campaña nacional – afirma Deniz – porque queremos estar preparados, porque el Gobierno de Theresa May puede caer en cualquier momento”.
La disparidad entre el entusiasmo y el empeño militante que se organiza en torno a la figura y propuestas de Jeremy Corbyn, y su Gobierno “en la sombra”, y la realidad social del país es evidente y sin embargo la gente hoy tiene gana de participar. Se puede palpar ese aire de esperanza, la convicción que las próximas elecciones llevarán a Corbyn a ocupar el lugar de Primer Ministro. Hablando con la gente se saca la sensación de que algo ha cambiado en la forma de hacer politica, de comprometerse personlmente.
Corbyn y su ministro sombra para el Tesoro, el diputado John McDonnell, lo han repetido durante la pasada campaña electoral, hay que devolver a la gente la ilusión de hacer politica, de que deben apropiarse del derecho a decidir, una idea que se expresa de múltiples formas como puede ser, por ejemplo, que en una reunión dos días antes de nuestra gira una sección laborista del barrio decidió aprobar, con 27 votos a favor y ninguno en contra, una moción de condena en contra de la violenta respuesta del Estado español a la demanda legítima de los catalanes de poder decidir su futuro.
Sin embargo la situación social del país es realmente grave. El problema de la vivienda, la imposibilidad para muchas personas de cubrir un alquiler es una verdadera emergencia nacional, a lo que hay que sumarle además la práctica de desahucios violentos por parte del Gobierno, como sentencia Michel “hay mucha desesperación”, sin embargo en medio de tantos contrastes mucha gente parece ver la luz al final del tunel. Las escandalosas reacciones a las propuestas de John McDonnell (Ministro laborista del Tesoro en la sombra) en vísperas del debate presupuestario en el Parlamento servían de cortina de humo para desviar la atención de la opinión publica sobre las oscuras previsiones que acompañan a lo que probablemente sea el Presupuesto más retrógrado de los últimos tiempos, tal y como señalaba el economista Michael Burke. La realidad es que la politica de “austeridad” promovida por el Gobierno Conservador no solamente no ha funcionado sino que ha disparado la pobreza. No es casualidad que el Instuuto de Estudios Fiscales (Institute for Financial Studies), un tanque pensante de la propia derecha, haya previsto que los estándares de vida en el Reino Unido en el año 2023 serán mas bajos que los del 2008.
Lo que McDonnell y el laborismo están proponiendo es “fomentar prestamos para inversión y así equilibrar los gastos en campos como salud y educación, que actualmente se mantienen fundamentalmente mediante los impuestos”, como resume Seumas Milne. El economista Michael Burke afirma que la propuesta laborista parte del hecho de que “el efecto conjunto de préstamos a bajo interés e inversiones que generen mayores ingresos que las propias tasas significaría que de hecho que los préstamos se pagarían solos”. Es decir algo así como invertir directamente en la gente común.

You may also like
Radio Kobane: Resistance on air
DUBLIN, Ireland “Masked Garda threaten housing campaigners with batons”
Free At Last! Palestinian Poet Dareen Tatour Finally Released by Israelis
A Letter by the Cellmates of Executed Kurds

Leave a Reply

English version free download

Share This