Home > News > Latin America > VIII Cumbre de las Américas, una cumbre borrascosa

VIII Cumbre de las Américas, una cumbre borrascosa

La tradicional hegemonía del imperialismo norteamericano ha conseguido recuperar sus posicione, consecuencia también de los graves errores de visión, prácticas y prespectivas de la izquierda que marcó la América Latina en los últimos 20 años

Este viernes y sábado la capital de Perú, Lima, será escenario de la VIII Cumbre de las Américas, una cita diplomática fundada por los EE.UU a mediados de la década de 1990, marcada por la entices prevista “caída” de la Revolución cubana, y su primera sede fue, como correspondía, Miami. Sin embargo en 32 años los contextos políticos han cambiado una y otra vez. Y buena prueba de la anterior afirmación es que en la anterior reunión, celebrada en Colombia, todos los participantes con la excepción, por supuesto, de los Gobiernos de EE.UU y Canadá, le expresaron al entonces receptivo Presidente Barack Obama que si Cuba no era invitada a la siguiente cita no habría más cumbres. Apenas cuatro años más tarde el cambio de correlación de fuerzas en la región es un realidad evidente. Obama ha sido sustituido por un agresivo Trump y el inestable equilibrio entre gobiernos progresistas y revolucionarios ,y los dirigidos por los tradicionales aliados de los EE.UU ha cambiado de signo.

Argentina marca el paso de los avances de la derecha oligárquica de corte neoliberal, y a ella se suma el golpe blando y legal que ha conseguido sacar de juego a la Presidenta electa de Brasil, Dilma Roussef, para devolver las riendas de la administración de este país-continente, a la vieja derecha oligárquica. El recién electo Presidente de Chile, Sebastián Piñera, es un millonario neoliberal que regresa a la casa de gobierno, mientras que Colombia, México, Paragüay, El Salvador, Venezuela y Bolivia están a la espera de procesos electorales a corto plazo, de cuyos resultados dependerá en buena medida tener una visión clara de la real correlación de fuerzas en la región.

Del lado progresista apenas quedan Venezuela (excluida de la Cumbre), Bolivia, Cuba (que asiste por primera vez en medio de un delicado proceso de transformaciones internas), Nicaragua, El Salvador, con un futuro incierto tras los desastrosos resultados de las legislativas, y seguramente dos o tres pequeños, y siempre vulnerables, países caribeños, lógicamente agradecidos por el proyecto Petrocaribe que mantiene Venezuela.

Entre una y otra cumbre han desaparecido físicamente, dos personalidades significativas, Fidel Castro y Hugo Chávez, y han cambiado de color los gobiernos de Argentina, Chile, Brasil y, seguramente Ecuador,  mientras que  Uruguay a matizado hacia la mansedumbre sus posiciones. Mientras que las previsiones hasta el momento apuntan a  que Colombia, Paragüay y El Salvador apuntan a reforzar las posiciones de la derecha.

La realidad es que la tradicional hegemonía del imperialismo norteamericano ha conseguido recuperar sus posiciones, sin muchos costos ni esfuerzos, consecuencia también de los graves errores de visión, prácticas y prespectivas de la izquierda y el progresismo que marcó la América Latina en los últimos 20 años.

La cumbre de Gobiernos en Lima no es ni decisoria ni vinculante, y todo apunta que que tendrá como principales objetivos afirmar la tendencia económica neoliberales que prima hoy en la región, y apoyar, por mayoría simple, el acoso al Gobierno Venezolano con la vista puesta en derrocarlo por cualquier medio, que es en estos momentos el principal y estratégico objetivo del Gobierno de los EE.UU, y de todos sus aliados, en la zona

El anuncio de última hora de que Donald Trump no asistirá a la esta cumbre “borrascosa”, y que ha suspendido su primer viaje a América Latina (Perú y Colombia) para poder ocuparse de agredir a Siria, y de otros graves y legales temas domésticos, hablan a las claras de que los EE.UU no tienen ninguna preocupación de que el re-establecimiento de su hegemonía en América Latina va por buen camino y no está en riesgo.

Sin embargo en política como en le fútbol, nada esta definido hasta que termina el partido, por lo que más allá de está cumbre, que seguramente será borrascosa y llena de incidentes, habrá que ir sumando los resultados finales de todos los procesos electorales en marcha. Pero en esa ecuación también habrá que contar con la actitud y reacción de los movimientos sociales, civiles y políticos que han sido base para que en las dos últimas décadas América Latina haya sido escenario de importantes transformaciones sociales y económicas. Dos décadas de avances, pero también llenos de contradicciones y deficiencias en cuanto a liderazgos y consistencia. Por el momento quizás sea oportuno dejar subrayado que América sigue siendo, a pesar de todo, la región del mundo con una repartición de la riqueza más injusta, y que ahora el neoliberalismo amenaza de nuevo los discretos avances sociales del que han disfrutado millones de personas anteriormente excluidas.

You may also like
DUBLIN, Ireland “Masked Garda threaten housing campaigners with batons”
Free At Last! Palestinian Poet Dareen Tatour Finally Released by Israelis
A Letter by the Cellmates of Executed Kurds
Corte Penal Internacional (CPI) toma nota de amenazas hechas por Estados Unidos

Leave a Reply

English version free download

Share This