Home > Magazine > Works&Capitals > MAS ALLÁ DEL CORONAVIRUS – NEWSORUND/4

MAS ALLÁ DEL CORONAVIRUS – NEWSORUND/4

Acuerdo estratégico de Renault, Nissan y Mitshubishi apuntan a un repartición de mercados con fuerte reducción de puestos de trabajo

Reacciones a la crisis

Acuerdo estratégico de Renault, Nissan y Mitshubishi apuntan a un repartición de mercados con fuerte reducción de puestos de trabajo

 El inusual acuerdo estratégico entre las corporaciones del automóvil Renault, Nissan y Mitshubishi, hecho público el pasado 26 de mayo, estipula una futura “producción conjunta” de sus vehículos para el 2025, con una reducción prevista del 40% en los costes de producción e inversión. Un propósito a futuro que no viene acompañada de plazos ni compromisos especificos.

Lo que si resulta mucho más inmediato y funcional son otros aspectos de acuerdo estratégico de estos tres gigantes del automóvil, con el objetivo de: “Que una de las empresas tenga el liderazgo de una región, un producto o una tecnología y los demás socios la sigan”.

A partir de esa premisa las tres corporaciones han decidido que Nissan será referente para China, América del Norte y Japón; a Renault te tocará Europa, Rusia, América del Sur y el Norte de Africa; mientras que Mitsubishi se quedaría con los mercados del sudeste asiático y Oceanía. Las tres empresas además cordaron repartirse conjuntamente las “responsabilidades tecnológicas”, lo que traducido es una referencia a las garantías, asistencia técnica y piezas de repuesto.

Las repercusiones concreta de este acuerdo estratégico, en lo referente a sus graves consecuencias laborales, no se hizo esperar y el mismo día el diario francés “Le Figaro” adelantaba que Renault anunciaría una reducción del 10% de su fuerza laboral desde este año hasta el 2024. Nissan hacía lo propio con un plan de recorte del 15% de sus empleados antes del 2013, y Mitsubishi dijo que haría público su plan de “reducción laboral” a fines de julio o inicios de agosto.

 

Primeras consecuencias en Francia y España

El mismo día del anuncio tripartito  el Presidente de Francia, Emmanuel Macron, hacía público un plan especial de 8.000 millones de euros para ayudar a PSA y Renault, las dos empresas estrellas del la fabricación de automóviles de origen francés. Entre las diversas medidas anunciadas un monto de 5.000 millones estaría destinado directamente a financiamiento y ayudas económicas tanto a PSA como a Renault. Macrón aclaró que el objetivo de su plan en convertir a Francia en el primer productor europeo de vehículos eléctricos, que calificó como “el coche del futuro. Sin embargo el Presidente francés aclaró que su propuesta tenía como condición la relocalización de la producción en Francia y que se mantuviesen los puestos de  trabajo actuales en el país.

Sin embargo ni la propuesta de Macron, ni el hecho de que el Estado francés detente aun el 15% de las acciones de Renault (que fue privatizada por Francia en 1996) no parecen haber sido suficiente para que Renault se comprometa a mantener el actual nivel de empleo, y por el momento solo ha declarado que intentará que la reducción de puestos laborales sea mediante la no ocupación de los puestos vacantes por jubilación de sus empelados.

Por otra parte en España ante los rumores de cierre de las plantas de Nissan la Ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, afirmaba a la prensa que “Nissan tiene futuro en España” y estimaba que el cierres de sus plantas en España tendría un coste de unos 1.000 millones en costos de indemnizaciones laborales y otros, mientras que una inversión de 300 millones, que el Gobierno podría garantizar, aseguraría una nueva línea de vehículos Nissan.

La propuesta del Gobierno Español ni tan siquiera fue valorada por la multinacional del automóvil, y tres días más tarde, mediante una videoconferencia de 15 minutos, la dirección de Nissan confirmaba su decisión al Gobierno español, la Generalitat de Catalunya y los representantes sindicales de los trabajadores de Nissan en Catalunya. Al mismo tiempo la empresa japonesa informaba que mantendrá sus factorías de componentes, destinados a modelos Renault, en las provincias de Santander (535 empleados) y Avila (431 empleados).

El cierre definitivo de las dos fábricas en Barcelona supone el despido inmediato de 3.500 empleados y otros 1.000 de contratas directas, y afectará a otros 20.000 empleados de empresas suministradoras de Nissan en la misma Catalunya.

You may also like
The Struggle for Kobanê – A Future for Kurds?
Sanciones de EEUU contra la Corte Penal Internacional (CPI): apuntes sobre las verdaderas motivaciones que oficialmente se omiten
Afrin’s Torment – Turkey’s War Crimes
David Graeber: A most Important Revolutionary Intellectual of our Times!

Leave a Reply

International Magazine Issue#8

Share This